Microprocesador

El microprocesador es el elemento más valioso de un equipo y representa a la unidad central de proceso, responsable de la ejecución de instrucciones, pudiéndose considerar el cerebro del equipo. El microprocesador de un equipo es indicativo de su rendimiento, de las características del resto del equipo, incluso de su gama, algo parecido a lo que ocurre con el motor de los coches.

Como ya comentamos en el tema anterior el rendimiento de los microprocesadores se ha medido clásicamente por su frecuencia de trabajo, la cual se mide en hercios. Hasta hace unos años los fabricantes de microprocesadores iban haciendo cada vez un reloj interno más rápido y, por tanto, cada vez mayor la frecuencia de procesamiento, hasta llegar a un punto en que no podía incrementarse más debido a que esto traía aparejado una excesiva disipación de temperatura que, para que no se destruyese el propio microprocesador, exigiría sofisticados mecanismos de disipación de calor, que complicarían en demasía el diseño. Se trataba de microprocesadores de un solo núcleo, ahora los fabricantes han ido aumentando el número de núcleos del microprocesador para así conseguir aumentar el rendimiento, teniendo unos niveles de temperatura tolerables. Con más núcleos pueden ejecutarse distintos procesos simultáneamente. El sistema operativo, en función de las características de las aplicaciones, se encarga de distribuir el trabajo entre los distintos núcleos que posea el microprocesador.

Las características principales a la hora de elegir un microprocesador son:

  • Frecuencia de reloj: cuanto mayor sea este valor, mayor será el rendimiento del equipo, pero también, será mayor la generación de calor y el consumo del microprocesador. Se mide en hercios (megahercios, gigahercios,…).
  • Tamaño memoria cache: como dijimos ya, se aloja dentro del microprocesador. Cuanta mayor memoria caché disponga, mejor rendimiento tendrá el sistema.
  • Número de núcleos: cuantos más núcleos tenga el microprocesador, mayor capacidad de procesamiento tendrá nuestro sistema pero se incrementará el precio y la energía consumida.
  • Energía consumida: dependiendo del fin al que irá destinado el equipo informático, puede interesar escoger un microprocesador que tenga un consumo de energía reducido.

El microprocesador utilizado en un equipo estará en función del zócalo de la placa base, teniendo ambos que ser compatibles. Los fabricantes más importantes de microprocesadores para uso general son Intel y AMD. Dentro de la gama de microprocesadores los hay destinados a equipos de sobremesa, a portátiles, a mini-portátiles, a equipos multimedia, a servidores, etc. Por otra parte, cada uno tendrá mejor rendimiento en unas determinadas tareas que en otras, por ejemplo, hay algunos orientados al uso de juegos con potentes gráficos u otros a un consumo bajo. Además, las propias marcas compiten constantemente por obtener productos mejores, por lo que lanzan cada vez microprocesadores más potentes y ofrecen gran variedad de productos en distintas gamas. Por todo ello, es complicado determinar el procesador más adecuado para un usuario. Las familias más importantes del mercado son, por parte de Intel, Core i7, Core i5, Core i3 y Pentium, y por parte de AMD, FX Series, A6, A8, A10, Phenom y Athlon.

Microprocesador de la familia Intel Core i7, vista anterior y posterior

Microprocesador de la familia Intel Core i7, vista anterior y posterior

Deja un comentario