Setup de la BIOS

Los datos de configuración del equipo que pueden variar (tamaño de memoria, tipos de discos presentes, etc.) se guardan en la memoria CMOS. Podemos acceder a estos datos y modificarlos a través del Setup. En condiciones normales no vamos a necesitar acceder a la BIOS para instalar un dispositivo siempre que sea compatible, ya que la propia BIOS lo reconoce y lo instala automáticamente, pero puede que alguna vez sea necesario acceder a su configuración.

Una de las razones por las que puede ser necesario acceder a la BIOS es para cambiar el dispositivo de arranque del sistema. Al arrancar un equipo, la BIOS tras realizar otras operaciones para ponerlo en marcha, indica al microprocesador donde está el software que tiene que empezar a cargar para poner el equipo operativo. Normalmente, este software será el sistema operativo y estará guardado en el disco duro, por lo que este sería el procedimiento normal. No obstante, pude ser necesario arrancar desde otro dispositivo distinto por algún motivo. Concretamente, si vamos a instalar un nuevo sistema operativo en el equipo, será necesario que este arranque desde el CD o DVD de instalación. Muchos ordenadores incluyen una aplicación accesible desde la pantalla inicial para cambiar el dispositivo de arranque sin acceder a la BIOS.

Para acceder a uno u otra opción, debe pulsarse durante el inicio del equipo la tecla o combinación de teclas correspondiente propia de la marca, que pueden ser Supr, f2, f10, etc. Esta combinación de teclas para el acceso al Setup de la BIOS o al menú de configuración de inicio nos lo indica el propio equipo en su arranque en la parte inferior.

Información mostrada por un ordenador al arrancar

Información mostrada por un ordenador al arrancar

En la imagen superior se muestra un equipo que dispone de menú de arranque (Boot Menu), al que se accede pulsando F11. Para acceder al Setup de la BIOS, en este caso, se debe pulsar la tecla Suprimir (Del de Delete). La pulsación debe hacerse inmediatamente después de mostrar este mensaje.

El ordenador en su inicio cambia la información que muestra bastante rápido, por lo que puede que no nos dé tiempo a leer la información sobre las teclas de acceso. Para evitar este problema, puede utilizarse la tecla Pausa que suele estar en la parte superior derecha del teclado y que detiene el flujo de información mostrado para que podamos leerlo. Pulsando cualquier otra tecla se detiene la pausa iniciada. Puede ser necesario pulsar Pausa y terminar la pausa varias veces hasta que veamos la información que queremos.

El menú de arranque suele ser sencillo y sólo muestra las distintas unidades, a veces más fácilmente identificables que otras:

Menú de selección de unidad de arranque

Menú de selección de unidad de arranque

En el caso de un menú como el de la imagen es suficiente con pulsar el número 3 y a continuación la tecla Intro. El sistema continuará con el arranque dirigiéndose al lector de CD/DVD. La apariencia de este menú depende del fabricante del equipo.

Si el equipo no dispone un menú de inicio como el anterior, se debe entrar en la BIOS para modificar la unidad de arranque, lo que es un poco más complicado. Además, hay varias marcas distintas de BIOS con distinta apariencia y distintos menús de configuración, por lo que, si no estamos familiarizados con ella, es aconsejable investigar un poco para conocer el proceso correcto.

En la imagen se muestra la apariencia del Setup de una BIOS marca Phoenix. En ese caso habrá que utilizar las flechas del teclado para desplazarse a la pestaña Boot donde estará el menú de inicio.

Imagen del Setup de una BIOS Phoenix

Imagen del Setup de una BIOS Phoenix

Normalmente, se establece una lista ordenada de dispositivos, de modo que el sistema intentará arrancar desde el primer dispositivo de la lista, si no puede pasará al segundo y así sucesivamente. En esta lista pueden aparecer el lector óptico, el disco duro, la disquetera, incluso unidades USB y unidades de red. Si se establece como primera opción el lector óptico, y si este estuviera vacío o su contenido no fuera válido para arrancar, el equipo pasaría al siguiente dispositivo de la lista. Es aconsejable volver a establecer el orden previo una vez finalizado la tarea que intentábamos llevar a cabo, sea la instalación de un sistema operativo u otra.

Deja un comentario